El Bullying, los derechos de los niños y la responsabilidad de las instituciones escolares.

  1. By Pablo Maldonado

El acoso escolar o bien llamado “bullying” implica la vulneración de los derechos de una vida con dignidad, igualdad, libertad y protección integral de los niños. Esta conducta hostil, persecutoria, física ó psíquica se caracteriza por ser una conducta cuyo principal objetivo es perjudicar a un tercero.
El 16 de septiembre del 2014 la Suprema Corte de Justicia de la Nación analizó un caso sobre sobre los derechos de los niños y su relación con el bullying acreditando la responsabilidad por los hechos ocurridos y finalmente imponer la indemnización correspondiente al menor por el daño causado.
Una madre de familia interpuso una demanda civil por daño moral contra el Instituto educativo al que pertenecía el infante y su profesora, quien le ocasionó daño psicológico, como consecuencia de una constante agresión física y psicológica.
El menor fue valorado por su psicóloga, quien detecto características propias del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), del que su madre estaba consciente, a su vez también se percató de otros problemas como ansiedad, baja autoestima, frustración, depresión y dificultades de adaptación, síntomas característicos del acoso escolar.
Al infante se le recomendaron diversas medidas de tratamiento, mismas que fueron comunicadas enseguida a las profesoras del plantel; sin embargo, no se llevaron a cabo y la situación empeoro.
Después de diversos trámites procesales, en marzo de 2014, el presidente de la SCJN admitió el asunto a trámite por considerar que no había precedentes en torno a la responsabilidad civil por maltrato escolar bullying.

AMPLITUD DEL FENÓMENO BULLYING, SU COMPLEJIDAD.

El bullying, es un fenómeno generalizado y antiguo, que en los últimos años ha escalado de manera significativa. Para el 2006, constituyó un tema de preocupación mundial, en donde México no pudo escapar de sus efectos e incidencia.

PROTECCIÓN REFORZADA DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.

El interés superior del menor establece que, es obligación de las autoridades estatales, que la protección de los derechos del niño se realice a través de medidas “reforzadas” o “agravadas”, y que los intereses de los niños sean protegidos con mayor intensidad.
En algunos supuestos, el bullying puede constituir un tipo de discriminación. Por esta razón es que los profesores, autoridades escolares y administrativas deben tomar medidas de protección reforzadas para evitar, tratar y remediar cualquier situación de acoso que sufra el menor.

TEST PARA LA EVALUACIÓN DE LOS HECHOS CONSTITUTIVOS DE BULLYING.

Se aplicó un test, para conocer qué tipo de responsabilidad sería la demandada. En caso de demandar por conductas de agresión, deberá corroborarse:
1. El acoso a la víctima.
2. El daño físico o psicológico que sufrió el menor.
3. El nexo causal entre la conducta y el daño.
Cuando se demanden omisiones de cuidado a la Institución, se comprobará:
1. La existencia del bullying.
2. La negligencia de la escuela para responder a la situación.
3. El daño físico o psicológico.
4. El nexo causal entre negligencia y daño.

REPARACIÓN DEL DAÑO MORAL.

Después del análisis del caso en concreto, de las pruebas periciales tanto en psicología como sociología y de las testimoniales de la familia del menor, la Primera Sala consideró que se acreditaron conductas de bullying, atribuidas a la profesora. Asimismo, a partir del material probatorio se advirtió que las labores del Instituto y su personal para frenar el bullying escolar fueron nulas. Se tomaron en consideración las evaluaciones psicológicas y se confirmó el daño causado en el menor, bastó con ver las alteraciones psicoemocionales que repercutieron en sus ámbitos social, afectivo y académico.
Además, se acordó otorgar el amparo de la Justicia a la señora y su menor hijo, quien fue víctima de acoso escolar, incitado y fomentado por su profesora, y al que no respondió apropiadamente la institución ni el personal docente.
Dada la grave afectación a la dignidad del menor, el alto grado de responsabilidad de los codemandados, y atendiendo a la capacidad económica (media) de la institución, es que los señores ministros resolvieron condenar a los codemandados a cubrir la cantidad de $500,000.00 (Quinientos mil pesos 00/100 M.N.) por concepto de “indemnización” por daño moral, así como a observar diversas recomendaciones para atender el fenómeno de acoso escolar.

Fuente: https://www.scjn.gob.mx/